Author Archive for alecastellano

Cantautora. Coordinadora de MYM.

Kid Hyena

Banda. (Barcelona, España)

Géneros: hip hop, blues, folk.

Matik – Voz, Guitarra acústica, Percusión & Percusión Corporal
Masha – Voz, Percusión Corporal, Tap Dance, Melódica & Piano

La Lupe

Cantante (23/12/1939-29/02/1992. Santiago de Cuba, Cuba)

Géneros: salsa, bolero, soul. Apodada “La Reina del Latin Soul”


Nakany Kante

Compositora y cantante (1990. Siguiri,Guinea Conakry)

Géneros: pop malinké, mandinga, musica popular, folk.

 

La Otra: “Las mujeres en la música están menos presentes, menos visibles y tienen menos poder”

Hace unas semanas os contamos cómo gozamos de un cartelazo repleto de mujeres en el Bioritme 2017. Aquello solo fue un aperitivo, porque en 4 intensos días nos dio tiempo de hablar con muchas de las artistas que pasaron por el escenario. Nos llevamos a casa un montón de conversaciones cargadas de experiencias, sororidad y ganas de cambiar la situación. (Sí, volvimos emocionaillas…) Y aún nos quedan un montón de píldoras que os iremos dosificando (porque tanta cosa bonita de golpe puede ser abrumadora 😉 ).

Fue emocionante asistir al estreno de La Otra acompañada por Las Locas del Co. Disfrutamos de un concierto con un sonido pop-rock que nos transportaba algunas décadas atrás y daba un colchón perfecto a las letras potentes y comprometidas a las que ya nos tiene acostumbradas La Otra. Es una de las cantautoras actuales más reconocidas en España desde hace años, a pesar de que es desde hace unos meses cuando se lanza al circuito profesional. Nos habló de esta nueva etapa y también de su perspectiva sobre la situación de las mujeres en el panorama musical actual (y en la sociedad en general). Dadle al play, porque no tiene desperdicio…


¿Cómo percibes la situación de las mujeres en la música a día de hoy?

Voy a hablar un poco desde mi recorrido que es un poco particular porque llevo unos años tocando y dando conciertos, pero hasta hace relativamente poco tiempo lo he hecho en circuitos muy alternativos. Entonces no es representativo de la industria cultural. De hecho, la industria cultural la estoy empezando a conocer ahora, que estoy entrando en los circuitos profesionales, pero antes de eso, como mujer en la música me he sentido muy arropada por los movimientos sociales. Creo que cuando me hice cantautora era un buen momento y he sentido una buena acogida y bastante expectación. Ahora, en lo que voy conociendo de la industria,  veo que las mujeres están como en el resto de la sociedad: menos presentes, menos visibles y con menos poder.

Ahora van saliendo más cantautoras y bandas con contenidos explícitamente feministas, pero tú ya hace unos años que abrazas esta lucha en tus canciones ¿Crees que has sido pionera y que has animado a que otras mujeres se suban a un escenario y hablen de estos temas?

Si que es cierto que en los últimos años empieza a ver cada vez más voces de mujeres que empiezan a ser escuchadas y yo creo que esto tiene que ver principalmente con un movimiento social que estaba existiendo de manera previa o simultánea a estas voces que han ido saliendo. No es que seamos la vanguardia y que detrás de nosotras viene el movimiento, sino que somos voces que venimos contando lo que está pasando en la base. Y es que hay muchas mujeres que se están planteando cosas, que se están empoderando desde los lugares que nuestra cultura nos permite…bueno, nos permite o no nos lo permite, pero la manera específica en que estamos peleándolo por aquí.

Es la primera vez que te estrenas con banda, Las Locas del Co. Y es una banda integrada solo por mujeres. ¿Te ha costado encontrar a chicas músicas? ¿Ha sido un proceso consciente?

A mí me ha costado un montón formar una banda de mujeres. Yo es algo que llevo queriendo hacer desde hace un montón de tiempo y sí que es un poco político para mí. Pero la verdad es que es algo que me apetece muchísimo, y al final no es tanto porque lo haya pensado desde el discurso sino porque realmente a mí eso me da fuerza. Tengo la convicción de que es útil y de que es una cosa estupenda tener una banda de mujeres. Conozco un montón de chicos con los que podría haber contado para formar una banda pero no conocía mujeres. He estado mucho tiempo preguntando, investigando… Y hay pocas… pocas músicas profesionales, o por lo menos yo conozco a pocas músicas profesionales que hagan el tipo de música que yo necesitaría para formar una banda. Las pocas que hay suelen estar ya en mil historias. La banda supongo que puede ir cambiando, madurando… no sé muy bien qué va a pasar. Pero la verdad que me alegra mucho por lo menos haber llegado a este bolo con esta banda y este repertorio. Espero seguir.

¿Por qué crees que hay pocas mujeres que llegan a ser músicas profesionales o a ocupar puestos de autoridad en la industria musical?

Está la parte que tiene que ver con la estructura, con la dificultad que hay para llegar a algunos espacios o para llegar a ejercer el poder, y la parte que tiene que ver con cómo eso se  integra en lo subjetivo.

Creo que el hecho de que no haya mujeres en ciertos ámbitos no se puede explicar solo porque la estructura social dificulte que las mujeres accedan a ciertos puestos de poder o visibilidad. Sino que también tiene una parte subjetiva. Es lo que digo en mis canciones, que la estructura o el sistema no están solo fuera sino que lo interiorizamos y tiene un montón de correlatos que se pueden ver desde distintas dimensiones. No creo que sea una cuestión de que las mujeres no quieran o no se esfuercen. Si tratara de rebatir una visión meritocrática del orden social en el que se supone que la gente que más se esfuerza es la que llega donde está porque se lo merece, diría que no es solo que haya gente que tiene más facilidades para llegar donde llega: facilidades económicas, sociales… sino que cuando alguien tiene más expectativas de éxito tiene más esperanza, cuando alguien tiene más esperanza se arriesga más, cuando alguien se arriesga más intenta más cosas, y cuando alguien intenta más cosas suele conseguir más cosas. Con todos los rangos sociales yo creo que pasa, que está la parte que tiene que ver con la estructura, con la dificultad que hay para llegar a algunos espacios o para llegar a ejercer el poder, y la parte que tiene que ver con cómo eso se integra en lo subjetivo.

 

¿De quién piensas que es la responsabilidad de cambiar la situación? ¿Instituciones, programadorxs, artistas, público…?

Las cosas no se cambian desde arriba, sino desde todos sitios a la vez

Yo creo que es muy complejo. No es algo blanco y negro y la responsabilidad no es principalmente de “alguien”. Creo que todo el mundo tiene responsabilidad: las instituciones tienen poder… pues claro, si tienes dinero y puedes financiar cosas, ahí hay una gran responsabilidad para ver lo que financias. Pero si la sociedad está montada de esta manera que los grupos que tienen más éxito son grupos de hombres, que además tienen una forma de estar y una forma de hacer música masculina y eso es lo que la gente demanda más… pues esto hay que cambiarlo desde todos los lados, no se puede cambiar desde arriba. Bueno, esa es mi visión: que las cosas no se cambian desde arriba, sino desde todos los sitios a la vez. Es una mezcla. Nos toca también a nosotras darle duro e intentarlo, creo que estamos en ello. Y a la gente que está al otro lado del escenario si realmente le apetece ver otro tipo de cosas y construir otro tipo de sociedad también tiene la responsabilidad de hacer un consumo responsable de cualquier cosa, también de los productos culturales que busca, que demanda y por los que paga.

¿Crees que influye la educación, tan marcada con roles de género, en que no haya más mujeres haciendo música?

Por supuesto. De hecho no me gusta hablar de violencia de género, por que para mí el género es violencia.

 

 

Ale Castellano y Laura Valls

 

Mujeres en la música: ¿una categoría aparte?

A menudo se genera una “sección aparte” para las mujeres en los eventos musicales, mientras seguimos invisibilizadas en el resto de espacios.

Este año estamos encontrando en varios eventos, espacios para el debate sobre la presencia de las mujeres en la música: debates, ponencias, ciclos específicos de mujeres artistas… Y sin embargo, seguimos relegadas a esta “sección aparte”. Seguimos teniendo una representación ínfima en las programaciones centrales de los festivales, y también, seguimos sin tener voz en los espacios de debate en los que no se habla concretamente de mujeres. Los espacios en los que se habla de mujeres en la música son una necesidad coyuntural, dada la actual situación de desigualdad; un lugar para mover el cambio. En ningún caso pueden convertirse en la excusa para cubrir un cupo o ponerse una medalla. Necesitamos espacios de concienciación, pero no categorías aparte. Veamos algunos ejemplos recientes:

Mujeres en el DCODE LAB y su ausencia en el escenario del DCODE Festival.

El Festival DCODE propuso un espacio para reflexionar sobre la situación de las mujeres en el sector musical. Sin embargo encontramos solo un 7,5% de mujeres en su cartel de 2017*.

Aunque hace un tiempo hablábamos de un DCODE que daba espacio a la voz de las mujeres, lamentablemente, este año nos tenemos  que conformar con oír esas voces en la Universidad Complutense, dado que el escenario del festival solo vió pasar a 4 mujeres (4 grupos con presencia femenina de 18; 4 mujeres de 53 artistas si contabilizamos a todos los miembros), apenas un 7.54% del cartel.

Nos ha sorprendido mucho este porcentaje, dado que el año pasado, se destacó al festival por su elevada presencia femenina. Hemos leído artículos en los que se habla de un 30% y otros incluso que hablan de paridad, sin embargo, nuestro recuento de esta edición anterior, contabilizando a los miembros representativos de cada nombre, arroja un resultado de 19.69%.

En cualquier caso, se trata de datos por encima de la media (10%). El 38% de los grupos tenía presencia femenina y eso es un dato reseñable, siendo la brecha de género aún muy patente. Aunque son datos positivos teniendo en cuenta el panorama musical, nos ha sorprendido que se hable de paridad con estos números. Pero tampoco podemos pedir peras al olmo, y es que la situación a día de hoy tampoco hace fácil encontrarnos con programaciones más equilibradas. Por ello, de haber encontrado un cartel similar este año para el DCODE, seguro habríamos hablado de él como ejemplo a seguir para dar pasos hacia la igualdad en el sector musical. Sin embargo, el cartel de este año nos genera muchas preguntas  ¿Dónde quedó el compromiso con la presencia de artistas femeninas del año pasado? ¿Y las conclusiones de las jornadas del DCode Lab?

Pero el DCode no es un caso aislado. La generación de espacios específicos para mujeres o ciclos paralelos a la programación principal protagonizados por “la figura de la mujer” son habituales en la oferta cultural.

Metropoli Gijón: más debate sobre mujeres sin repercusión sobre el escenario

El festival Metropoli que se celebró del 30 de junio al 9 de julio en Gijón anunciaba desde su web lo siguiente:

En Metrópoli abogamos por la igualdad de género y por un principio de no discriminación por razón de sexo. Dentro de este contexto surge Metropolitanas, un espacio creado para la conversación, charlas, mesas redondas, talleres y encuentros. El día 4 de julio, nueve mujeres destacadas de distintos ámbitos que conversarán con nosotros sobre sus experiencias.

Pinta bien ¿no? Un espacio para dar voz a las mujeres y debatir sobre las discriminación y violencias que sufrimos. Una vez leemos esto, estamos deseosas de ver lo que Metropolis nos ofrece musicalmente… Y sin embargo, el panorama que encontramos al acceder a la programación de conciertos es bastante sorprendente (o no):

Recorte de la programación. Las mujeres que formaban parte del cartel eran: Leonor Watling (Marlango), Alaska (Fangoria) y Las Odio.

Según parece, en el resto de charlas del festival, tampoco se veía demasiada presencia femenina. Aquí tenéis la denuncia que lanzó en Twitter Orlando Fernandez y la respuesta desde el perfil del festival:

¿Tenemos que agradecer a Metrópolis que nos deje un “rinconcito para pensar” a las mujeres? ¿No nos llama la atención que apuesten por la no discriminación y su programación musical sea abrumadoramente masculina? ¿No sería más efectivo que en vez-o además de- de “dedicarnos un espacio” tratasen de romper la dinámica que nos impide el acceso a espacios que también deberían ser nuestros y están tradicionalmente copados por hombres?

Las mujeres hacen reggae, pero no en el escenario principal

Rototom da cabida al proyecto “Women do reggae” que se presenta como un “proyecto musical que promueve y da voz a los movimientos artísticos y mujeres del reggae“. El cartel principal del Rototom sigue rondando el 10% habitual en los festivales*.

Women do reggae” se lanza como un proyecto de promoción y visibilización de las mujeres en el panorama del reggae nacional e internacional y la iniciativa nos parece necesaria, porque como decíamos, estamos lejos de una situación igualitaria. Este año, el proyecto se concretó en un ciclo de conciertos en Solé Rototom Beach. Sin embargo, cabría esperar que lo que ahora es una actividad paralela al festival Rototom repercuta en una mayor presencia de mujeres en futuras programaciones. Un verdadero compromiso con el reggae hecho por mujeres debe verse reflejado en la programación principal del festival y esperamos que esta iniciativa marque un antes y un después en la propuesta del Rototom.

 

 

En definitiva, no podemos seguir conformándonos con las migas que nos dejan caer desde los escenarios centrales. No podemos permitir que los programadores se queden tranquilos “dedicándonos un espacio”, o creando un apartado para nosotras. Los eventos de debate son muy necesarios para crear red y conciencia, los ciclos de música hecha por mujeres son atractivos porque nos permiten descubrir músicas que difícilmente escuchamos de otra manera, acceder a otro tipo de performances, discursos… Pero si lo pensamos resulta algo perverso, que solo seamos visibles en “espacios dedicados”, como si no pudiésemos competir en una liga de hombres, como si no mereciésemos ese lugar principal.

Pero vemos la luz al final del túnel…

Por suerte, no todo son malas noticias. Hay eventos musicales que están haciendo una apuesta segura y decidida por romper esas dinámicas que dificultan el acceso de las mujeres músicas a las programaciones de los festivales. Ya hablamos en su momento del Bioritme, y esta semana pasada se nos han puesto los dientes largos con las noticias que nos llegaban desde Monkey Week: 5 mujeres como cabezas de cartel, 16 bandas de mujeres y más de 40 agrupaciones con presencia femenina (Fuente: Feminista Ilustrada).

Además, dentro de el área Monkeybrain se proponían espacios de debate y reflexión como la mesa “Mujeres y Música electrónica”, de la mano de Asociación MIM.

Tenemos la sensación de que este año estamos empezando a ver un cambio en la oferta musical y una concienciación sobre la invisibilización de las mujeres. Seguimos aún muy lejos de la igualdad, y por supuesto hay más factores, además del sesgo en la programación, que provocan la ausencia de mujeres en el sector musical, y que la paridad, a día de hoy, sea una utopía. Pero comenzamos a ver esfuerzos por romper la brecha de género, no solo en forma de “sección aparte”, sino con carteles que demuestran que hay mujeres haciendo música de calidad.  Y de nuevo aparecerá el comentario aquel de “¿Queréis que os incluyan en la programación solo por el hecho de ser mujeres? Eso sí que es discriminación” y otra vez tendremos que repetir que no se trata de eso. Así que a ti, que estás a punto de escribir ese comentario, aquí va un poco de contexto:

Mujeres músicas, haberlas haylas.

Ojalá un día no hagamos ninguna falta

No hay mujeres en la música.

 

*Puedes acceder al recuento del Dcode, Metropoli, Rototom y otros festivales aquí.

Ale Castellano

Aubrey Logan

Cantante y trombonista. (16/01/1988. Bellevue, Estados Unidos=)

Géneros: jazz, swing, pop, scat.

Maria Türme

DJ (17/01,1988. Madrid, España)

Géneros: reggae, ska, balcánica, gypsy punk, electroswing, balkanbeats, folktrónica…

 

Pértiga Sessions: las chicas lo petan

El próximo sábado 30 de septiembre en la Sala Sidecar tendrá lugar la primera edición de las Pértiga Sessions, un ciclo de conciertos en salas que busca llenar los escenarios de talento femenino de mano de Pértiga Music, una agencia de management que pone el foco en la música hecha por mujeres. Hemos estado hablando con Idoia Rueda sobre la razón de ser de Pértiga Music y lo que podremos encontrar en esta primera cita.

 

¿Cómo surge Pértiga Music? 

Pértiga music es algo que se ha ido gestando poco a poco y que llevaba con nosotras más tiempo de lo que creíamos. Siempre hemos estado muy vinculadas a la música de una manera o de otra. Desde el momento en que decidimos poner en marcha este proyecto, sabíamos que de alguna manera iba a estar relacionado con las bandas de chicas. Nos parecía que había un vacío ¡y nos apetecía mucho llenarlo!  Hay muchas y muy buenas empresas de booking y management pero ninguna (al menos que nosotras conozcamos) que se dedique 100% a proyectos femeninos. Nos pareció una buena idea aportar nuestro granito de arena para que cada vez más las bandas y los proyectos con chicas al frente tengan más visibilidad y más espacio en el panorama musical actual.

Faltan más chicas en los escenarios y más chicas tomando decisiones así que nosotras decidimos hacer algo al respecto.

 

¿Por qué creéis que es necesaria una agencia de management que ponga el foco en la promoción específica de artistas femeninas?
Creemos que todavía hay mucho camino por recorrer en lo que a igualdad se refiere en la industria musical. Falta visibilidad. Y los informes, como el que habéis realizado vosotras, son una muestra del poco espacio que tienen los proyectos femeninos en los carteles de los festivales, por ejemplo. ¡No será por falta de bandas y proyectos de calidad! Faltan más chicas en los escenarios y más chicas tomando decisiones así que nosotras decidimos hacer algo al respecto. Además, trabajar en algo en lo que creemos tanto nos permite trabajar con mucha más ilusión y ganas.

 

¿Encontráis dificultad o diferencia de trato para desarrollar vuestra labor en el sector musical por el hecho de ser mujeres?
Afortunadamente, de momento no hemos sentido una diferencia de trato por el hecho de ser mujeres. Tenemos la suerte de que todo el proyecto de Pértiga music está teniendo una gran acogida y ha sido muy bien recibido. Nos encontramos también con muchos chicos que apoyan y aplauden el proyecto. ¡Y eso también es muy importante! Por desgracia, bien sabemos no todo es tan fácil y conocemos muchos casos y muchas historias que nos recuerdan que queda mucho camino por recorrer y que la igualdad está más lejos de lo que parece a simple vista. Hay demasiados prejuicios y muchas barreras que romper todavía para normalizar la situación.

 

¿Qué son las Pértiga Sessions?
Las Pértiga sessions son un espacio para la música hecha por chicas en el circuito de salas, con el objetivo de conectar al público con proyectos musicales de mujeres que marcan una diferencia. Bandas y solistas en las que el peso musical y compositivo recaiga en las chicas. Desde el folk hasta la electrónica, pasando por el pop rock o la fusión de estilos, la voluntad de estas sesiones es mostrar la diversidad de estilos de la música hecha por chicas. Todavía no sabemos qué periodicidad tendrán las sessions, aunque ya tenemos la cabeza un poco puesta en una próxima edición de primavera. Lo que sí tenemos claro, es que esperamos que esta edición sea la primera de muchas. También tenemos claro que no nos cerramos a proyectos encabezados por chicos. Por supuesto que las bandas o solistas chicas son nuestra prioridad, pero queremos que las pértiga sessions sean un espacio abierto y las bandas amigas siempre serán bienvenidas! Con todo esto queremos incentivar la igualdad y para eso todos/as tenemos que estar abiertos/as.

 

¿Que encontraremos el día 30 de septiembre en la primera cita de este ciclo?
¡El día 30 de septiembre queremos que sea una fiesta! Una celebración con mucha música y muchas chicas sobre el escenario. Son tres propuestas variadas con propuestas emergentes como Marta Knight, que está empezando pero que viene pisando muy fuerte, y proyectos más consolidados como es el caso de ¡Viva la novia! o Kelly Kapøwsky. Para nosotras, tres propuestas que vale mucho la pena conocer y ver en directo y que bien merecen su hueco en el panorama musical nacional.

 

Gracias Idoia. Allí estaremos el equipo MYM para disfrutar y por supuesto, para contároslo todo 😉 ¿No te lo quieres perder? Puedes comprar las entradas aquí.

Ale Castellano

Marta Knight

Cantautora (1998) Martorell, España.

Géneros: pop, folk, indie, acústico.

 

Kelly Kapøwsky

Banda. Barcelona, España

Géneros: Pop rock, indie.

Maite (bajo)
Eva (teclado)
Laia (guitarra)
Núria (batería)
Made (voz)