Author Archive for Laura Valls

El estreno de La Otra con banda y otras bio-conquistas (Crónica del BioRitme 2017)

Nuestro paso por el festival BioRitme la última semana de agosto de 2017 nos aportó una dosis de clarividencia y otra de esperanza. La primera, por desmontar algunos mitos sobre la presencia de mujeres en los escenarios, y la segunda por el interés y la conciencia recibidos desde todos los ángulos: artistas, organización del festival y público asistente. A veces se dice que si no vemos a las mujeres músicas es, sencillamente, porque no las hay. Otras voces se justifican declarando que no son tan buenas como sus compañeros, o que si no están es porque el público así lo quiere. Estos últimos días hemos podido presenciar la actuación de grupos de mujeres sobre un mar de cabezas, brazos alzados y pelos como escarpias, así como el nacimiento de bandas que van incorporando a trombonistas, bajistas o bateristas, demostrando que haberlas, haylas. Se puede.

La edición del BioRitme 2017 ha superado con creces la programación de artistas femeninas de todas las ediciones anteriores del festival, además de reservar un espacio de debate para hablar sobre la situación de las mujeres en la música, como ya había hecho el año pasado. Aunque el porcentaje de hombres en el cartel siga siendo mucho mayor, los esfuerzos por programar a artistas femeninas y el resultado final merecen un reconocimiento al trabajo bien hecho.

Entretanto, hemos recopilado la opinión de las artistas en forma de documental que compartiremos durante las próximas semanas. Aquí tenéis una pequeña muestra:

Talento femenino en Vilanova de Sau

Era jueves por la tarde y llegábamos justo a tiempo para Candela Roots. La furgoneta de Anxovetes se llevaba consigo a las habaneras y al recuerdo de mi abuela sentada en una silla plegable en la playa de Calella. Espero verlas pronto y que nos cuenten como les va por este mundo de marineros.

Huntza vestía la tarde del viernes con su folk llegado desde Euskadi. Más violines y acordeones para el sábado de la mano de El Diluvi y el aclamado tema de su nuevo disco, “Tendresa Insubmisa”. Y otro poquito de folk (calentito) en un conicerto multitudinario de Roba Estesa la última noche del festival.


Saltando de escenario en escenario, nos entretuvimos a la orilla del pantano de Sau y allí estaban las MINA’S Collective y también Paula Bu, que había acercado a compartir su reggae en el mismo escenario donde, el día siguiente, le llegaría el turno a las Purple Rockets. Pupil·les le dio la bienvendia a la noche a través de su canto a “las silenciadas“.

El sábado disfrutamos de las armonías amables que forman la voz de Charli y la guitarra de Heiko y, por la tarde, Chotokoeu mostraba su potente cóctel de estilos y La Otra debutaba con Las Locas del Co, su nueva banda formada íntegramente por mujeres. La cantautora comentaba que le había costado encontrar a las músicas para el grupo, pero que el resultado merecía la pena.  

Reconozco que me emocioné con algunas letras de Gemma Humet y vibré a coro con las Sey Sisters y su público entusiasmado bajo un sol a prueba de largartos a la hora de la siesta. Un poco de agua fría y a tocar las palmas al ritmo de De La Carmela, que luego viene la electrocumbia de DJ Partisana y cuando te descuidas ya se nos ha acabado el verano. El domingo le dejó paso a MafaldaSara Hebe le puso la guinda. ¡Más, por favor!

The Sey Sisters

The Sey Sisters en el Bioritme 2017. Foto: MYM | Ale Castellano

Laura Valls

Laura Farré Rozada

Pianista (Vilanova i la Geltrú, Cataluña, España)

Géneros: clásica

Además de música, también es matemática.

Laura Farré Rozada

Portada del primer disco de la pianista, “The French Reverie”


Debate MYM: Expertas reflexionan sobre la situación de las mujeres en la música

El 9 de julio se celebró en el emblemático edificio de Can Vies de Barcelona la primera mesa redonda organizada por MYM. En ella, profesionales vinculadas a distintos ámbitos a la industria musical debatieron sobre la relación entre las mujeres y la música, su situación en la actualidad, su complejidad y los retos del sector, así como las posibles soluciones y medidas para contribuir a la igualdad de género.

Aquí tienes el audio de la mesa. Para identificar a las participantes y aclarar partes que no se entienden mucho en el audio, hemos transcrito aquí las aportaciones más relevantes.

Festival VisibLES: “Queremos ser diversas y gozarlo”

Los días 23, 24 y 25 de junio, Barcelona acogió el VisibLES, primer festival de culturas lesbianas de la ciudad. El encuentro, celebrado en La Bonne, contó con actuaciones musicales, teatro, cabaret, proyeciones de cine, charlas y otras actividades desarrolladas por mujeres.  Hemos hablado con algunas de ellas: Chocolate Remix, Gracia Camps, Naila Vázquez y Guerrilla Gordix nos hablan de sus propuestas culturales, su relación con la industria, sus opresiones como mujer, como gorda o como lesbiana y, por supuesto, sobre el desarrollo del festival. Estos son nuestras testimonios VisibLES. 

Festival VisibLES de Culturas Lesbianas 2017

Gracia Camps – organización del VisibLES

El festival nació de una conversación entre Carme Porta i Marta Vergonyós donde se habló sobre el vacío que existe de espacios de representación para lesbianas. Marta habó con Miriam Alemany, Miriam me lo propuso a mí y luego nos juntamos con InOutRadio y nos pusimos a imaginarlo. También se sumó Pol Galofre, de La Bonne. Queríamos hacer algo pequeño y al final nos hemos venido arriba y hay cuatro días de espectáculos, mesas redondas, talleres, cine… Estamos planteando el VisibLES como primera edición, y ya estamos pensando “el año que viene haremos…”. Queremos repetir.

A las lesbianas nos cuesta tener visibilidad. Nos cuesta ocupar los espacios públicos. Hay festivales que no son especialmente para hombres heterosexuales pero donde en el escenario casi todos son hombres heterosexuales. Y queremos girar la situación: llenar el escenario, las mesas de las ponencias, las pantallas y la cultura en general. Que haya mujeres en general y lesbianas en particular porque están especialmente invisibilizadas.

Gracia Camps – organización del VisibLES: “Queríamos hacer algo pequeño y al final nos hemos venido arriba”

Hemos tenido una respuesta muy positiva por parte de la gente, de los colectivos y de las instituciones. De creerse que todo esto que hemos montado es necesario. Por otra parte, hemos notado que sí está empezando a haber una reacción por parte de las lesbianas, de darse cuenta de que somos muchas y que hay una gran calidad artística en todos los ámbitos pero que nos faltan espacios donde visibilizarnos colectivamente. Se necesitan mujeres reales en el escenario. No a una mujer guapísima, súper femenina y que es lesbiana pero “solo tiene este pequeño fallo”. Hay que visibilizar distintas identidades y expresiones de género, desde la más masculina hasta la más femenina pasando por mil matices. No queremos ser normales, queremos ser diversas y gozarlo.

Por otra parte, también hemos querido que este festival se convirtiera en un vínculo entre la comunidad lesbiana sorda – que aquí, en Barcelona, es muy grande – y la comunidad oyente. Para ello, hemos subtitulado o añadido intérpretes de lengua de signos a todos los actos, y hemos integrado a artistas sordas en el escenario.


Naila Vázquez – microteatro L’informer

Nuestra obra de teatro parte del libro I visqueren felices (2014) que recopila historias lésbicas que acaban bien. Yo escribí un cuento y me di cuenta de que era un poco como una obra de teatro, con mucho diálogo, y surgió la idea de llevarlo al escenario. La idea se quedó ahí hasta que volví de Londres hace un año y así empezó un poco todo. La historia va de dos madres llamadas al despacho de la directora para hablar de sus hijas.

Tradicionalmente, las historias de lesbianas en ficción siempre eran trágicas. Eso tiene que ver con la censura: al ser personajes que se salían de la norma tenían que acabar locas, muertas o casadas con un hombre. Entonces era necesario crear una historia un poco simpática y que te deje con buen sabor de boca.

Naila Vazquez en La Bonne

Naila Vazquez (izquierda) en un momento de la obra de microteatro “L’informer”, interpretado en lengua de signos. Foto de Pepa Vives (2017) – La Bonne

Nos gusta actuar en el VisibLES porque sabemos que contamos con un público receptivo, y eso se nota. Nosotras intentamos hacer pensar un poquito a través de las historias y de la ficción, y lanzar un mensaje positivo respecto al hecho de ser lesbiana. Además, las mujeres que aparecen en la obra no solo son la madre o la mujer de alguien, sino que también son las protagonistas de la historia.

Las mujeres son las que consumen más cultura pero no están en la dirección de las obras, y las historias que se escriben son historias desde la vivencia de los hombres. No es cierto que los hombres no puedan empatizar con las historias escritas por mujeres… Si yo puedo ver un documental de animalitos y empatizar con ellos, ¡¿no lo van a hacer los hombres con las historias hechas por mujeres?!

Naila Vázquez: “Si yo puedo ver un documental de animalitos y empatizar con ellos, ¡¿no lo van a hacer los hombres con las historias hechas por mujeres?!”


Carme i Magdalena – Guerrilla Gordix (cabaret)

En el cabaret, nos enfrentamos a la gordofobia desnudándonos. También hablamos de temas incómodos que atraviesan a la gente, utilizando siempre el humor. Lo hacemos para que la gente le de un poco al coco, ¡son como puñetazos! (risas). Todo es desde un punto cabaretero y a veces es difícil encontrar el equilibrio entre “Vale, sí, reíros de nuestras escenas” y “entended que todo esto es real, nos ocurre a nosotras de manera cotidiana y le ocurre a muchísima más gente”.

Nuestro espectáculo es una desnudez por fuera y por dentro. Existe una invisibilización brutal de los cuerpos gordos en todo lo cultural y que de repente seamos nueve gordas en el escenario mostrando nuestros cuerpos tiene un punto subversivo.  Mostramos nuestros cuerpos porque no están en ninguna parte. A eso se le suma la desnudez personal porque mostramos todas las opresiones que sufrimos cotidianamente. Con humor, pero las mostramos.

Si no hay referentes es mucho más difícil e igual que pasa con las gordas también pasa con las lesbianas. Tener referentes gordos te reconcilia contigo misma, porque si todos los referentes son delgados piensas que debes adaptarte a eso.

Guerrilla Gordix Cabaret VisibLES

Cabaret de la Guerrilla Gordix. Foto de Pepa Vives (2017) – La Bonne

La gordofobia es transversal, aunque sí que es cierto que los espacios feministas son un poco más afines porque ya cuestionan ciertos cánones corporales, reafirman la existencia de la diversidad identitaria, sexual, de género, etc. Por lo tanto, el contexto propicia que el hilo teórico o argumentativo de nuestro discurso sea más fácil de encajar.


Romina – Chocolate Remix (lesbian reggaeton)

Gran parte de lo que hago tiene que ver con la visibilidad lésbica, que es mi identidad. Por un lado hay la visibilización de nuestra sexualidad y por otro lado, una crítica a todas las opresiones que sufrimos como lesbianas, como mujeres y como colectivo disidente. Por lo tanto, hay una parte muy importante de crítica al sistema machista y a la homofobia, que son grandes luchas que nos atraviesan, y luego el festejo del goce de nuestra sexualidad.

Chocolate Remix - Concierto en Barcelona

Chocolate Remix durante su actuación en el VisibLES. Foto de Pepa Vives (2017) – La Bonne

Bastante de lo que hago tiene mucho de sátira y de parodia; son figuras retóricas muy presentes en lo que hago. Pero bueno, es una mezcla, no se podría decir que todo lo que hago es meramente parodia. A la vez, hablo de muchas cosas de manera seria. Me gusta mucho jugar con los límites entre lo que es una broma y lo que no y que eso despierte interrogantes en quien lo escucha.

Para mí, este festival supone un punto de encuentro para cosas que nos representan como mujeres y como lesbianas, y también una manera de visibilizarnos hacia el resto de la sociedad. Lo que noto hoy y aquí es la energía de compartir nuestra identidad, nuestros vínculos y así forjarnos como colectivo para salir hacia fuera.

Chocolate Remix: “Hacer reggaeton lésbico surgió de tomar este género, usualmente tan liderado por hombres aunque, en realidad, tampoco difiere tanto de cualquier otro género: todos están dominados por varones.”

Tengo entendido que soy la primera en hacer reggaeton sobre lesbianas o al menos desde el punto de vista de una mujer lesbiana cantando. Por ejemplo, existe una canción de Don Omar que habla de dos lesbianas y es un poco gracioso porque el punto de vista es un poco otro, ¿no? El reggaeton es un género que ha estado siempre liderado por varones y las mujeres han sido muchas menos, así que creo que una mujer haciendo reggaeton, lesbiana o no, ya es un acto político fuerte.

La idea de hacer reggaeton lésbico surgió de tomar este género, usualmente tan liderado por hombres aunque, en realidad, tampoco difiere tanto de cualquier otro género: todos están dominados por varones. También creo que es necesario que existan otro tipo de referentes distintos a las mujeres que suelen aparecer en la industria musical. Y no solo en la música: en cualquier espacio es necesario mostrar todo lo que somos y nuestra forma de vivir la vida a las personas que nunca se han preguntado por qué la mayoría de la gente responde a ciertos cánones. Yo creo que hay un montón de gente que sigue los cánones porque no se le ocurre ninguna otra manera de transitar la vida. Creo que el hecho de mostrar otras experiencias y otras vivencias va a ir despertando la conciencia, porque que alguien responda a la norma no quiere decir necesariamente que haya sido por elección.

Laura Valls

Gabriela Díaz Alatriste

Directora de orquesta (México).

Al asumir la dirección de la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional (OSIPN) se convirtió en la primera mujer titular de una orquesta sinfónica profesional en México.

Géneros: música clásica.

Gabriela Díaz Alatriste

Carolyn Watson

Directora de orquesta (Australia).

Géneros: música clásica.
Carolyn Watson

Lara Diloy

Directora de orquesta (1986, Madrid, España).

Directora de la Orquesta Madrid Sinfónica y fundadora de la Barbieri Symphony Orchestra.

Géneros: música clásica.
Lara Diloy

Maia Castro

Cantante y compositora (21/03/1980, Montevideo, Uruguay)

Género: tango

Maia Castro

Foto: Alejandro Persichetti


Javiera Mena: “Se habla todo el rato del productor que está detrás de mí”

Javiera Mena es cantante, compositora y productora, y probablemente una de las artistas chilenas con más proyección internacional. Tras más de una década en activo y tres álbumes en el mercado, este sábado ha pisado Barcelona para subir al escenario del Maremagnum Fest. Hemos hablado con ella sobre su carrera, sus referentes y fuentes de inspiración, y también sobre la situación de las mujeres en la producción musical y el sesgo machista de la industria y de los medios. 


Javiera Mena nos recibe a primera hora de la tarde, antes de su prueba de sonido. El sol es tan imponente que el uso de las gafas es casi obligado. Cuando aún quedan varias horas para que se abra la jornada de conciertos, el ambiente del recinto del Maremagum ya se percibe como festivo. Varios individuos, en su mayoría turistas, bailan tímidamente al son de la música electrónica mientras que la mayoría de establecimientos de comida rápida tienen casi todas las mesas exteriores ocupadas.

A lo largo de todo el fin de semana (días 19, 20 y 21 de mayo) pasarán por el escenario artistas destacados del indie y de la electrónica como Joe Crepúsculo, Delorean, Maïa Vidal, León Benavente o Mourn, entre otrxs. Javiera Mena es la gran cabeza de cartel de esta primera edición del Maremagnum Fest. La artista chilena presenta su último trabajo, Otra era, que publicó en 2014. Unos días antes había actuado en las fiestas de San Isidro de Madrid.

A las 21h y pocos minutos, horario previsto, arranca el concierto con el tema “Hasta la verdad“. Aún es de día y anochece a medida que avanza la actuación. Situada detrás de las máquinas, la puesta en escena de Javiera se parece más a la de una DJ en medio de un live que a la de una cantante. Además de su equipo de sintetizadores y demás aparatos de producción electrónica, encima del escenario la acompañan tres bailarinas y una baterista.

El espectáculo de Javiera Mena rinde homenaje al estilo retro-futurista de la Otra era, con abundantes juegos de luces y coreografías elaboradas que evocan cada uno de los temas del disco. De los momentos más vibrantes, el público acompañando la voz de Javiera en “Yo no te pido la luna” y el baile de “Espada“, con espadas láser incluidas.


P: El último trabajo que publicaste fue el álbum Otra era, en 2014. ¿Estás trabajando en algún proyecto actualmente?

R: Sí, estoy componiendo y produciendo mi disco nuevo. De hecho venía trabajando un poco en el trayecto Madrid – Barcelona, escuchando los temas, adentrándome, y ya llego a Santiago a grabar. La idea es sacar un single en lo que queda del año y el álbum, a comienzos del 2018.

P: ¿Cómo es tu proceso creativo? 

R: Mi proceso creativo parte bastante desde la computadora. Si bien a veces agarro el teclado y me pongo a componer, cada vez estoy más metida en partir directamente desde los sonidos. Los sonidos te van comunicando, también, la propia composición; parto de beats, baterías electrónicas, sintetizadores… y ahí lo voy armando todo. Lo que viene último es la letra para mí, y eso es un trabajo de casi cuando la canción la tengo terminada. Después de la melodía empiezo a meter la letra, pero la misma letra, a veces, me va diciendo otra cosa y cambio toda la canción. Pero es un proceso bien variable, que va cambiando dependiendo de la canción, dependiendo de dónde estoy…

Es un reflejo de muchas cosas el avance de una mujer en un estudio, en una producción y en cuanto al diseño sonoro. Va de la mano de muchos otros avances de las mujeres”

P: ¿En qué te inspiras?

R: Lo que me inspira es la vida, estar aquí viva, respirando, sintiendo los sentimientos, la comunicación entre las personas, los sentimientos que te producen los pensamientos… y eso puede ser una cosa eterna, no tiene fin.

P: ¿Cómo te ha recibido el público por aquí?

R: ¡Muy bien! De habla hispana, esto es lo más lejano donde cualquier latinoamericano puede llegar. A pesar de que hablamos el mismo idioma, España está muy lejos (desde Chile son 11.000 km y mucho rato en avión) y cuando vine para acá me di cuenta de que vinimos de planetas diferentes pero compartimos una cultura base y el idioma. Me sentí muy acogida por el público, primero en Madrid, después vine a Barcelona, y también trabajo con mucha gente de acá, entonces creo que la gente también se da cuenta de eso y soy una especie de chilena pero con muchos elementos de cosas españolas, sin lugar a duda.

“Cada vez hay más chicas que se están dando cuenta de hay que barrer con este inconsciente colectivo de que una chica no puede timonear un estudio.”

P: Te han llegado a llamar la “anti-diva latina” acompañado de la siguiente frase: “A Javiera no le preocupa demasiado que se la pueda asociar con esas divas de la latinidad que anteponen el escotazo al estribillo”. Nos parece un poco horroroso el comentario pero, ¿crees que de alguna forma, tu imagen o tu música es rompedora dentro del panorama musical?

R: La persona que yo vengo a demostrar es una persona natural: soy yo haciendo mi música y no estoy teniendo tanto un personaje. El prototipo de diva latina es el que viene directamente a generar números, y es lo que a ustedes les llega. Obviamente hay muchas cantantes latinoamericanas, compositoras, que quizás no les llegan tanto, pero hay muchas haciendo cosas que no tienen que ver con el escotado y esas cosas a las que se referían ahí [en el artículo]. Quizás en España yo soy una de las pocas que se conocen entonces les parezco la “anti-diva” viendo a la diva que es ese tipo de diva como, no sé, Paulina Rubio, por ejemplo, que también me gusta mucho pero va por otro lado.

P: Pese a que no entras dentro del juego de la hipersexualización femenina como gancho comercial, no renuncias a jugar con tu cuerpo y con tu sexualidad. Por ejemplo, vemos que en la portada de “La otra era” apareces con el pecho descubierto, imagen que ha sido censurada en redes sociales, Spotify… ¿Había una intencionalidad detrás de esa portada de reivindicar algo?

R: Sabíamos que podía pasar, pero también teníamos ganas de generar un debate, de poner esto a conversación, porque la imagen que estábamos mostrando en la portada de Otra era no es una imagen erótica, sale una chica desnuda pero ni con una energía sexual ni nada, era una energía más de imaginarnos que yo era una estatua: este ser que imaginábamos que era de “otra era” con las gafas de Courreges. Sí que sabíamos que podía ser censurada y la pregunta que salió es como “¿por qué está siendo censurada?” o “¿Por qué se censura solamente el pezón?” Entonces dio mucho que hablar y fue muy bueno.

P: Si nos vamos a la producción musical o de videoclips, vemos que casi todo son hombres. ¿Por qué crees que sucede esto?

R: Yo creo que en todos los lugares de liderazgo siempre van a haber menos mujeres. Poco a poco está cambiando, muy lentamente. Desde que empecé en los estudios, si yo agarraba una perilla [regulador de sonido] era como “cuidado”, o gente que sabía mucho te decía “¡pero cómo!, ¡si a las chicas no les interesan los sintes!”. Creo que hay como un inconsciente colectivo de que la mujer no tenía que tocar esos lugares, y por eso a mí me daban más ganas de tocarlos, porque era como “¿por qué hay solamente chicos en un estudio?” y “¿por qué cuando yo digo que produje mi disco no se me da el mérito y se habla todo el rato del productor que está detrás de mí?”. Me topé todo el tiempo con esto y ya incluso lo veo algo normal. Y me pone muy contenta que estos temas se estén hablando un montón porque en un momento creí que iba a ser así toda la vida. Pero yo tenía que hacer algo, tenía que armar la producción porque quería ir en contra de eso y liderar una obra musical, una estrategia de sonido, esos lugares en donde hay muy, muy pocas mujeres, poquísimas… pero cada vez más.

Esa exigencia que tenemos [las mujeres] nos hace doblemente capaces, porque quizás ese miedo que están teniendo, a la vez, es mucha sabiduría e inteligencia

P: Hay pocos referentes femeninos que no sean solo vocalistas. Tú, además de cantar, eres compositora y productora. ¿Crees que es importante visibilizar este papel para que cambie el escenario actual?

R: Sí, yo creo que va de la mano con todo, o sea, es un reflejo de muchas cosas el avance de una mujer en un estudio, en una producción y en cuanto al diseño sonoro. Va de la mano de muchos otros avances de las mujeres. Donde más me topo es donde trabajo yo. Una vez vi una charla TED de una chica que hablaba de este tema pero en otro tipo de liderazgos, como en la informática, las ciencias… y que tiene que ver totalmente; el sonido también es una ciencia. Creo que se nos enseña desde chiquititas que no tenemos que estar ahí. A mí se me enseñó eso al menos cuando empecé a ir a los estudios pero me encontré con buenos hombres también que me animaron: “¿Te interesa?, Bien, ¡dale!”. También tuve grandes maestros hombres y lo agradezco un montón. Cada vez hay más chicas que se están dando cuenta de hay que barrer con este inconsciente colectivo de que una chica no puede timonear un estudio.

Javiera Mena

P: ¿Cuáles han sido tus referentes?

R: Bueno, la mayoría son hombres porque en el estudio te topas con hombres pero me encantaría conocer más chicas. Hace poco, una persona muy generosa con sus conocimientos fue Juan Sueiro, que es un productor que trabaja con Fangoria. Me llamó la atención lo generoso que era de entregar sabiduría, porque a veces, en los estudios, se produce una cosa como un poco de ego, de no compartir tus presets, ni decir más o menos cómo estás haciendo las cosas… Ese sería un referente fresco que tengo en la cabeza de un productor que me comparta muchas enseñanzas.

P: El sistema machista se reproduce en todas partes. ¿Qué experiencias has tenido en este sentido a nivel musical?

R: Me molestan cosas como cuando en los periodistas de música – que en su mayoría son hombres – no entra que una esté produciendo una canción. “Pero, a ver, cuéntame”, todo el rato hablando del productor que está detrás. No está tu mérito como creadora, como artista; te ven como a una cantante. Y muchos comentarios en redes sociales, machistas o misóginos encubiertos, también, no validando una mente creativa que pueda tener yo o diferentes mujeres. Me siento muy reflejada en las palabras de Bjork cuando dijo que a ella siempre le hablaban de Arca, que es con quién estaba trabajando, y todo el mundo cree que Bjork es solo una buena voz y una artista que se pone ropas raras pero no es una chica que está haciendo sus propios beats y que lleva una dirección artística muy potente en cuanto a sonido. Me siento muy reflejada en esas palabras porque me pasa todo el tiempo con los periodistas, siempre siento que las entrevistas van a quitarte peso artístico-creativo, totalmente, todo el tiempo.

“Gente que sabía mucho te decía ¡Pero cómo!, ¡Si a las chicas no les interesan los sintes!

P: Algunos te han otorgado la etiqueta de “icono gay”. ¿Cómo te sientes con ello? ¿Te ha afectado de alguna manera en tu carrera musical el hecho de visibilizar tu orientación sexual?

R: Al menos, en Chile, nunca había habido ninguna mujer que hubiera dicho que es lesbiana. Eso generó que yo fuera tema y en mis entrevistas, el título no fuera de mi música, sino que me gustan las mujeres. En algún momento no me gustó porque era como “yo hago música, ¿por qué ponen este titular?” pero después me di cuenta: “Soy la única persona que lo he dicho, esto es muy fuerte y es una respuesta de cómo es el panorama en Chile, cómo están los medios y cómo está nuestra sociedad”. También en España aún creo que hay poca visbilidad para lo que debería ser. En mi caso, recién se está normalizando, así que fue algo que tuvo que pasar y fue como mi grano de arena. Sentí que después se me pasó la pena porque fue algo que hice para que más chicas lo dijeran y para eso se convierta alguna vez en normal y no sea el tema de las entrevistas.

“Me pasa todo el tiempo con los periodistas, siempre siento que las entrevistas van a quitarte peso artístico-creativo

P: ¿Cuáles son tus planes de futuro?

R: Ahora, a hacer canciones nuevas. Regreso a Santiago de Chile a seguir componiendo, me llevo varias ideas de España… siempre es muy inspirador, sobretodo la música de las discotecas. Quizás en Chile no tenemos TANTAS discotecas. Aquí, esta cosa muy festiva me la llevo siempre para mis canciones, así que de lleno al verano chileno… 9 grados la máxima… a componer. (Se ríe).

Javiera Mena

P: ¿Qué les dirías a las mujeres que quieren hacer música y no se atreven a arrancar? Porque muchas veces tenemos esa cosa de “es que no soy suficientemente buena” o “es que siempre va a haber alguien mejor que yo”. ¿Nos revisamos demasiado?

R: El mensaje que les daría es que esa exigencia que tenemos nos hace doblemente capaces, porque quizás ese miedo que están teniendo, a la vez, es mucha sabiduría e inteligencia. Esa cosa de tenernos a prueba nos hace mucho más potentes y más inteligentes. Tenemos mucho que demostrar, lamentablemente, pero hay que verle el lado bueno.

Laura Valls

Maïa Vidal

cantante, compositora y artista visual (20/02/1988, Santa Barbara, California, Estados Unidos). Violín y clarinete.

Género: chanson, toy folk, indie, pop

Maia Vidal