Que el feminismo nos acompañe

Can Batlló acogió este fin de semana la fiesta para mujeres bolleras y trans “Que el feminismo nos acompañe” donde entre las 19 y la 1 de la mañana pudimos ver actuaciones de cantautoras, danza, teatro, conciertos de punk y djs. Nos acercamos a hablar con la organización para saber un poco más del origen de esta fiesta y de sus intenciones.

 

Hablamos con Miriam Alemany  que nos pone un poco al día sobre el origen de esta fiesta que nació, hace más de 20 años, enmarcada en la comisión del 8 de marzo de Ca la dona, pasó una época asociada también a las jornadas de “Se va a armar la gorda” y finalmente se ha independizado y acoge organizadoras de diferentes colectivos feministas de Barcelona.

 

 

Una de las cosas que se intenta priorizar desde la organización es el ocio político feminista, entendiendo esto como combinación de ocio y cultura, fomentando algo más a parte de conseguir que la gente baile y ofreciendo, por ejemplo,  un cabaret donde habrá: música, danza, teatro, conciertos de bandas feministas y finalmente Djs.  Miriam Alemany

Dolores Pulido, otra de las organizadoras, nos cuenta un poco la historia del evento,  y en un momento, como quien no quiere la cosa, nos hace un repaso histórico de las fiestas feministas barcelonesas desde la década de los 80’s rememorando lugares como les Cotxeres de Sants, la Hamsa, o los Hogares Mundet, espacios que un día albergaron fiestas de mujeres. La fiesta siempre ha estado muy unida a jornadas feministas, nos cuenta.

 La fiesta y el activismo han ido muy cogidos de la mano durante estos 30 años  y en estas fiestas siempre han pinchado mujeres y han actuado bandas feministas como “Las Xoxonees”.  Siempre hemos intentado generar un espacio donde las mujeres artistas se pudieran relacionar entre ellas.  Es fundamental crear esos espacios donde fomentar e impulsar la actividad creativa de las mujeres.  Dolores Pulido.

Cuando les preguntamos sobre ¿por qué Can Batlló? ambas coinciden en la respuesta: “Esta fiesta une a gente de diferentes generaciones, de diferentes feminismos y buscábamos un sitio donde todas pudiéramos sentirnos agusto, Can Batlló es un espacio político además de un lugar bonito, limpio y accesible para todas…”

Ante la inevitable cuesitón: ¿por qué no mixta… ? nos dicen que hay muchos motivos, que si cualquiera de nosotras se plantea esa pregunta se le anima a venir a una de estas fiestas, y comprenderá el motivo de la existencia de las mismas.  Espacios cargados de seguridad, empoderamiento, sororidad y libres de agresiones, espacios donde construir alianzas…

Del evento destacaría un millón de cosas y seguramente me quedaría corta. No éramos las únicas que lo sospechabamos, se veía venir que el evento iba a estar cargadito de actuaciones interesantes y la sala se llenó bastante antes de la hora de inicio. Las performances de danza fueron espectaculares, Montserrat Escupinya consiguió hacernos reír a todas, Prosòdia consiguieron que la gente lo diera todo  y La Tía Carmen nos brindó su último concierto… El punk barcelonés se viste de luto pero las feministas seguiremos recordándolas, a ellas y a temas como este, que personalmente me emociona cada vez que lo escucho.

 

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *