Xequebo Fallas Festival: Fallas combativas y feministas

Este fin de semana pasado el equipo MYM nos marcamos un viaje a Valencia porque no queríamos perdernos el Xequebo Fallas Festival.  Hace tiempo que habíamos visto la programación por las redes y sabíamos que el evento prometía: 3 días cargaditos de música, y muchas mujeres programadas.

 

El festival nació con la intención de ofrecer un espacio de ocio cultural con una propuesta musical que huyera de la música de radiofórmula y la electrónica comercial, y sin duda lo consiguieron.  ¿Lo bueno? Entre otras muchas cosas que las mujeres programadas abarcaban desde cantautoras como La Otra o Eva Sierra a Djs y Selectoras que cubrían estilos de lo más diversos​ desde:  indie a cumbia o electrónica (Las Hijas de la cumbia, Cinnamon Dj  o Takones rumberos – que además de actuar formaban parte de la organización- Ley Dj o Miss Deep’in …).  Entre las bandas mixtas: D’callaos con Maribel Martín en las voces, o Blue Caravan con Piltra en las percusiones (y la organización del evento) o lxs indudables triunfadorxs de la noche: Tremenda Jauría.

 

Cuando decimos que el evento fue un éxito, nos referimos a que jueves y viernes hubo mucha gente, pero la noche del sábado ¡el aforo se completó! Cabe destacar en esto la ejemplar actuación por parte de la organización, que se vio en la necesidad de parar el concierto de Tremenda Jauría para excusarse por el aforo completo y solicitar a la gente que estaba fuera que dejara de colapsar la entrada. Unos minutos después, con las masas más calmadas el concierto pudo reanudarse y la fiesta siguió.

 

Nos sorprendió, y muy favorablemente, descubrir que no solo había una gran cantidad de mujeres en el escenario, ¡también en las mesas de sonido! Por fin técnicas de sonido, mujeres al cargo de toquetear cables y hacer que las cosas funcionen ¡yuhu! Hablamos con la organización al respecto y nos comentaron que precisamente esa el Xequebo siempre tuvo la idea de promocionar y promover la presencia de mujeres en los diferentes ámbitos del festival, tanto encima del escenario como en producción o comunicación.

 

¿Críticas? Parece que la gente andaba molesta con los precios de las copas, (que personalmente no me parecieron para nada abusivos) me pregunto si esa gente cree que en estos eventos todo el mundo trabaja por amor al arte y nadie necesita a final de mes abonar facturas. Teniendo en cuenta que el festival es un evento autogestionado, sin ánimo de lucro, cuya entrada era gratuita y que la programación era un cartelón: señorxs, ¿que mínimo que contribuir pagando las copas que nos vamos a tomar y hacer que la organización como mínimo no pierda dinero… Que luego, seguro que queremos que se repita, ¿verdad? Pues ¡ea! Asumámonos como sujetos consumidores de fiesta y cultura y aportemos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *